OBESIDAD

TRATAMIENTO DE LA OBESIDAD CON ACUPUNTURA

Estadísticas recientes recogen que España es el país europeo que presenta  mayor tasa de obesidad. Este problema afecta a uno de cada cuatro adultos y a uno de cada tres niños.

Es incorrecto pensar que debe cuidarse el peso corporal unicamente por razones estéticas. Experimentos científicos han demostrado que el sobrepeso puede ocasionar enfermedades como diabetes tipo II, hipertensión, enfermedades cardiovasculares tipo infarto cardiaco o ACV, cálculos biliares, artritis, infertilidad, apnea del sueño y cáncer (colon, riñón, mama y útero).

¿Cuáles son las causas de la obesidad?

 

Cada año surgen nuevos métodos  para el tratamiento del sobrepeso, pero raramente estos métodos explican los mecanismos implicados en el desarrollo de este problema.

En Medicina China es esencial entender el proceso patológico en este trastorno. La observación cuidadosa durante cientos de años ha permitido a la Medicina China diferenciar varios tipos de obesidad. Al ser diferentes sus mecanismos de producción, también lo son sus tratamientos.

El término “flema” es ampliamente usado en el diagnóstico chino. Equivale a fluidos corporales que se han ido acumulando y condensando hasta adquirir un estado más sólido, siendo la grasa una  de sus formas de manifestación. Factores que favorecen la formación de flema pueden ser una dieta inadecuada y/o el mal funcionamiento de ciertos órganos corporales (Bazo –función digestiva-, Hígado o Riñones).

Tipos de obesidad según la Medicina China

 

1.- Obesidad causada por flema-humedad debidas a un estilo de vida inadecuado.

Durante el proceso digestivo los alimentos sólidos y líquidos deben ser procesados y transformados en estómago e intestinos en una especie de “sopa digestiva caliente” que pueda ser fácilmente asimilada para que los nutrientes se absorban y lleguen a todas las células del organismo. Esa temperatura cálida favorece toda una serie de reacciones químicas que tienen lugar en el proceso de la digestión.

Demasiada comida cruda y/o fría, las bebidas frías, las comidas azucaradas y toda clase de alimentos que producen humedad en el cuerpo (lácteos, alcohol, fritos, dulces, bollería, comida procesada…) resultan inconvenientes para la formación de esa sopa digestiva caliente. Si a ello se suma el hecho de comer a horas irregulares, comer demasiado tarde por la noche o comer excesivamente en la cena y poco en el desayuno, se incrementa el riesgo de desarrollar humedad en el sistema digestivo la cual más tarde o mas temprano se transformará en flema y causará obesidad. Aparentemente la persona parecerá saludable pero lentamente percibirá la ganancia de peso.

2.- Deficiencia de “Qi” de Bazo

El “Qi” se corresponde con la energía funcional de los órganos del cuerpo. En Medicina China el Bazo, junto con el Estómago, son los responsables de las funciones digestivas. Si presenta debilidad, la humedad en el tubo digestivo no se procesa adecuadamente y poco a poco se acumula y se transforma en flema. En este caso, la persona puede ganar peso incluso siguiendo una dieta adecuada. Esto explica el hecho de que pueda ganarse peso a pesar de comer poco. Si además se toman alimentos que provocan humedad, la ganancia de peso es mayor.

3.- Deficiencia de “Yang” de Riñón

El “Yang” se relaciona con la capacidad funcional de los órganos y con la capacidad de producir calor corporal. En Medicina China el Riñón es el responsable de “gobernar el agua”, es decir, asegurar la asimilación, transformación y transporte correctos de los fluidos del cuerpo para que hidraten y nutran adecuadamente los tejidos. Si hay deficiencia en esta función renal, los líquidos orgánicos tienden a estancarse y a veces transformarse en flema, acumulándose ésta y ocasionando obesidad.

Factores que debilitan el yang son: envejecimiento, ciertas drogas de naturaleza fría, exceso de actividad sexual, debilidad constitucional, una enfermedad seria prolongada… En estos casos se puede engordar a pesar de seguir una dieta adecuada. Este tipo de sobrepeso frecuentemente se asocia con la menopausia y la andropausia.

4.- Estancamiento de “Qi” de Hígado

En Medicina China el órgano “Hígado” no coincide exactamente con el descrito por la Medicina Occidental. Según la Medicina China el Hígado, además de muchas otras funciones, es el encargado de promover en el cuerpo el flujo libre y equilibrado de “Qi”, sangre, fluidos y emociones. Cuando existe estrés emocional importante, sentimientos de humillación, amargura, injusticia o ira (expresada o reprimida), la función reguladora del Hígado se trastorna y la energía se estanca, los fluidos corporales no pueden circular adecuadamente y se condensan formando flema y ocasionando sobrepeso.

Este tipo de obesidad tiene un origen emocional y las personas que la padecen suelen tener apetencia por los dulces o el chocolate. El sabor dulce actúa como un antidepresivo cuyo inconveniente es la ganancia de peso.

¿Qué puede hacer la Medicina China?

 

Cualquiera que sea la causa, el tratamiento implica una dieta correcta evitando los alimentos perjudiciales y  restaurando la función apropiada del Bazo (digestivo). La Acupuntura y la Fitoterapia China pueden regular el funcionamiento de los órganos debilitados, además de reducir la ansiedad y compulsión por la comida.

No hay que olvidar  que tres de los cuatro tipos de obesidad no están directamente relacionados con la dieta sino con un funcionamiento inadecuado de ciertos órganos. Hacer dieta sin actuar para regularlos no dará buenos resultados.

Además de ello hay que seguir estas recomendaciones:

–      No picotear

–      Comer alimentos fácilmente digeribles y tomar abundantes vegetales

–      Evitar el consumo de comidas azucaradas, lácteos, alcohol y grasas

–      No tomar comidas frías

–      No beber durante las comidas. Puede tomarse una cantidad moderada de bebida caliente al final de la comida (sopa o infusión)

–      Reducir a la mitad el consumo de hidratos de carbono (pan, pasta, patatas, ) durante varias semanas, incrementando el consumo de verduras y pescado. Tome más arroz, mijo, cebada, quinoa y legumbres. El trigo produce más humedad que estos cereales.

–      Deseche la idea de que beber mucha agua hace perder peso. No todo el mundo metaboliza el agua del mismo modo

–      Realice ejercicio físico regular, preferiblemente diario. La actividad física activa la circulación de “Qi”, estimula los movimientos intestinales y ayuda a eliminar la grasa acumulada

–      Coma a horas regulares

–      Para promover la función del Bazo, tome un desayuno consistente y una cena ligera.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail